face twitter instagram google


Urge diputada Margarita Martínez Fisher rescatar los 329 mercados públicos del DF. La mayoría de estos inmuebles presenta un avanzado deterioro

 9 de diciembre de 2015

Ante el avanzado deterioro que presentan en su infraestructura la mayor parte de los 329 mercados públicos que existen en la Ciudad de México, así como por la desventaja competitiva en la que se encuentran frente a los grandes centros comerciales, la panista Margarita Martínez Fisher demandó a las autoridades del Distrito Federal iniciar un programa de regularización de dichos centros de abasto que permita su rehabilitación.
Para reactivar este sector, Martínez Fisher propuso que las Secretarías de Finanzas y de Desarrollo Económico capitalinas, así como los 16 jefes delegacionales, se coordinen a efecto de incrementar la recaudación proveniente del pago de derechos previsto en el Artículo 264 del Código Fiscal del Distrito Federal.
Martínez Fisher explicó que en dicho ordenamiento se contemplan los pagos a que están obligados los locatarios de mercados públicos, así como los servicios de agua y energía eléctrica a que tienen derecho producto del pago de derechos correspondientes.
“Se busca que la inversión redunde en mejores servicios de luz, agua y gas, así como en la salvaguarda de la seguridad de los locatarios y usuarios que diariamente transitan por estos inmuebles”, indicó.
Asimismo, dijo que es importante que los locatarios tomen conciencia de la importancia de realizar los pagos de derecho de piso, a fin de que se aumente la recaudación de ingresos en beneficio de ellos mismos.
La también presidenta de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la Asamblea Legislativa aseguró que los mercados públicos constituyen una parte fundamental en el desarrollo económico del Distrito Federal, al ser el principal canal de abasto, “sin embargo, resulta evidente la crisis por la que atraviesan:
“Por un lado, la falta de atención por parte de las autoridades provocando el deterioro de los inmuebles y de sus instalaciones y, por otro, el crecimiento en el número de tiendas de conveniencia, departamentales y de autoservicio que han generado una competencia desleal para los mercados públicos. A eso habría que aumentarle el cambio en los hábitos de consumo de la gente, el cada vez mayor uso del dinero plástico para el cual los mercados no cuentan con las herramientas tecnológicas necesarias como son las terminales con punto de venta”.
Añadió por último que para resolver este problema se necesita dotar a los mercados públicos de condiciones que equilibren su participación en el sistema de abasto, “de tal suerte que podamos revertir la situación de desventaja en que actualmente se encuentran los locatarios de los mercados, frente a las nuevas formas de competencia comercial”. 


Consultar todos los Boletines

Regresar al sitio


Up